Si los piojos no vuelan, ¿qué hacen?

Ahora que ya sabemos como es el enemigo, vamos a conocer sus tácticas y gustos. Hay que saber que debemos hacer para eliminarlos.


Bien, para enfrentarnos a ellos debemos desterrar algunas ideas que están muy asentadas, como por ejemplo cómo se contagian. Los piojos ni vuelan ni saltan ni nada parecido, correr corren bastante pero no es el caso que nos ocupan. Los piojos se contraen principalmente por contacto directo cabeza con cabeza, como cuando se juntan un grupito de nuestros niños entorno a una “maquinita” o un movil para ver todos la partida que uno de ellos esté jugando, o cuando unen sus cabezas en un corro para idear la última trastada. El otro mecanismo, indirecto, es por compartir objetos como gorros, buzos, bufandas muy de esta época, o gorras. Por compartir cepillo o peine se puede pero es poco probable salvo que haya muchos piojos.

Ahora, los animales de compañía no transmiten los piojos, a los piojos humanos solo les gustan los humanos. La arena ni el césped son vehículos para coger piojos. Contagiarse por la ropa de cama, el sillón o las toallas, es poco probable, es más fácil que si se da en ese entorno sea porque hayan dormido juntos cabeza con cabeza, o visto la televisión.

Cuando les apliquemos tratamientos pediculicidas, para quitar los piojos, es importante que no les mojemos el cuero cabelludo, porque a los piojos no les gusta el agua y se protegen de ella “dejando de respirar”, pueden aguantar así hasta 4 horas. Además la grasa propia del cabello puede ayudar a fijar el producto que usemos.

Aparte de utilizar los diferentes productos que encontramos en el mercado, siguiendo a pies juntillas las instrucciones, es muy importante emplear lendreras, es decir, eliminación mecánica tanto de piojos como de liendres. La lendrera perfecta… no sé, tanto las de plástico como las de metal tienen pros y contras. El candidato a lendrera perfecta tendrá muchas púas, muy juntitas (<0.3 mm). Para utilizarla siempre os recomendamos que sea con el cabello húmedo, y si hemos aplicado acondicionador nos ayudará ya que inmoviliza al piojo.

Pasamos la lendrera mechón a mechón desde la raíz hasta la punta, sobre una toalla blanca, para ver los pijos que van cayendo y para ir limpiando bien la lendrera en cada pasada para eliminar los piojos que se hayan adherido.

No olvidar, que hay que repetir el uso de la lendrera cada 3 días y  durante 2 semanas más desde el último piojo detectado, para que no se nos escape ninguna liendre.

Las de plástico suelen ser más económicas, no dañan el cuero cabelludo pero no retiran los huevos de los piojos, aunque si que ayudan a detectar y retirar los pijos.

Las de metal tienen un precio en ocasiones superior a las de plástico, sus púas son más rígidas por lo que nos ayudará a retirar tanto los huevos como los piojos pero hay que usarlas con cuidado, para evitar dañar el cuero cabelludo.