¿Molestias en la zona íntima?

Algunas veces acudís a nosotras porque tenéis molestias, picores… en la zona vaginal en un momento puntual, porque esas molestias son siempre después del periodo, o tras hablar con muchas de vosotras estáis o habéis terminado un tratamiento antibiótico. Estas molestias se deben a una alteración de la microbiota vaginal. Ya hablamos hace unos días de las bacterias beneficiosas para nosotros. En este caso la microbiota vaginal son los microorganismos que viven de manera natural y sin causar daño en la región vaginal, la conforman bacterias del género Lactobacillus. Pero estas bacterias son tan buenas, tan buenas, que no se defienden cuando otros microorganismos invaden su sitio.

Las condiciones “ambientales” son lo que defienden al Lactobacillus, su presencia mantiene un pH óptimo (pH ácido que no hace posible el crecimiento de microorganismos indeseables) en el entorno de la vagina por lo que un cambio de pH,  un tratamiento antibiótico, situación de bajada de defensas, o estrés puede hacer que disminuya la cantidad de Lactobacillus (y/o que una microorganismo “no rematado” en un tratamiento anterior coja fuerzas) y que otros microorganismos crezcan en su lugar (candidiasis, clamidiasis, vaginosis bacteriana…).

Junto con el tratamiento médico correspondiente en cada situación, o como prevención de cara al uso de determinados medicamentos os recomendamos que tengáis en cuenta los PROBIÓTICOS VAGINALES, para recuperar la microbiota vaginal y reducir el picor /molestias. Los probióticos, en este caso que nos ocupa, nos van a aportar distintas cepas (familias) de Lactobacillus. Estos probióticos pueden ser en forma de comprimidos/óvulos vaginales o en forma de tampón con probióticos.

 

            Los tampones con probióticos, además de su conocida función durante la menstruación nos van a aportar esos bichillos tan beneficiosos para nuestra salud vaginal. Existen de diferente capacidad según nuestro flujo, debe permanecer colocado mínimo 90 minutos para garantizar la colonización de los Lactobacillus. Os aconsejamos que utilicéis 3 tampones-probiótico al día, durante 3 días en 3 menstruaciones seguidas.

            Los comprimidos, cápsulas vaginales probióticos se utiliza introduciendo uno al día, preferiblemente al acostarse, durante unos 10 días.